Introducción a Noteregales

Llegás al bar de siempre, con tu amiga de siempre, dispuesta a pasar un buen rato, bailoteando a más no poder. Cada fin de semana caés ahí, más o menos ya conocés a todos.
Pero esa noche, no contabas con encontrarte a un FLOR de flaco: esos que bailan terriblemente bien, simpático como pocos, desinhibido ante la vida. En fin, una perlita de hombre que ni se te cruza por la cabeza llegar a poder darle algún día.

La noche continúa entre cerveza y cerveza cuando te cruzás con un asiduo del bar con el que habías ya charlado un par de veces. Oh, casualidad, es uno de los mejores amigos de este chico tan partible.

Vos, tu amiga y los dos masculinos se ponen a bailar en comunidad. Buena onda. Va todo por buen camino. Así como la vida lo quiere, te vas al baño… y cuando volvés tu amiga te trae la mejor noticia que te podrían haber dado en años, esa que te hace saltar en medio de toda la gente, no importándote nada: “Che, le pregunté a este hombre (sí, así hablamos con mis amigas) qué onda y me dijo que le encantás!”.

Ahhhhh!!!! No lo podés creer, sos feliz feliz feliz. No ves la hora de partirlo en ocho, aunque sea un poco.
Lo empezás a buscar disimuladamente (el bar no es muy grande, así que con una simple recorrida de mirada, ya lo tenés). Te le acercás, no para atacarlo a la yugular, tampoco taaaan entregada la mina. Hablan de la vida un rato, hasta que el flaco te dice: “yo no estoy más para vivir de joda, no me va más”. Sentís que un adoquín te da directo a la nuca, como si en realidad te hubiera dicho: “nena, no me hinches, que no te voy a chapar” y te hacés la que lo comprendés: “me parace bien, sino te va no hagas algo que te haga mal” (buscate una buena esposa, catorce horas pa’ trabajar, diría un filósofo contemporáneo).
Siguen hablando y agitando el bote, pero en rol de “amigos” de bar, de noche y de ebriedad. Un buena onda, seriamente.

El flaco decide irse, vos quedarte, no sin antes decirte: “yo a vos no te cogería como los demás, yo a vos te haría el amor”. CUAAAAAAAAAAACCCCC
¿¿¿¿de dónde salió eso???? ¿¿¿¿Alguien me quiere explicar????
Vos no le respondés, él te zampa un beso y se va.

Aunque te haya dado impresión lo que te dijo, bah… impresión no es la palabra… risa es, decidís que pesa más la noche entera de buenas migas que hicieron que esa última frase de ebrio sacado. Sí, sos boluda, ingenua, confianzuda, como quieran llamarlo… pero bueno, nadie se entera.
Al otro día te lo volvés a cruzar. Esta es la mía, te decís. Te le acercás, y ni bola te da. Dejás que pase la noche, como que no te importa y él cada tanto se hace el gil y te manda una manito, una tocadita de pelo… algo… que no hace más que ponerte nerviooosaaaa!!!

Hasta que te decidís y entablás diálogo nuevamente, pero tarde, ya estás ebria... su respuesta a tu “me gustás” (sí, muy de primaria, lo sé…) es un: “no te regales”.

¡¡¡Qué indignación!!! Sin verlo venir fuiste una víctima más de lo que se llama: 100% te estoy HISTERIQUEANDOO!

¡Cabeza contra la pared!


Minujin, Marta

12 comentarios:

angie dijo...

ai dios que dura esa fraseeee
como alguien puede ser tan hdp de decirte esoooo?

pendejo boludo
hacete cojer

Regina falange dijo...

Que genial que te quieran hacer el amor... ¿xq ahora los hombres se ofrecen a hacernos el amor? No gracias, prefiero una buena cogida.

Saludos a noteregales x todo el material que ha dado para este blog

carolinaaaa dijo...

Jajajaja que se vaya a la puta que lo pario pelotudo

manjula dijo...

"Con ganas de partirlo en ocho. Aunque sea un poco"

JAJAJ, genial, amiga. No TAAAAAN partirlo en ocho.

Lo bárbaro de esto son tus descripciones de hombres perfectamente partibles, que , las que los conocemos...mmmmm... jajaj, no es lo que parece... pero está bien, no por nada sos la peora electora de huesos de la historia... Dios... noterregales, siempre en el sentimiento

Ch dijo...

Interesante! Debo admitir que retrocediendo en sus entradas reconozco algunos errores cometidos en el pasado (querría decir que remoto). Para evitarlos en el futuro obviamente sería bueno poder saber de forma directa qué piensa y en particular qué quiere la otra persona, pero esto no siempre es posible.

Creo que la mayoría usa "hacer el amor" para errar en el lado seguro. Se intuye (quizás erróneamente) que son menos las chicas que se horrorizan lo suficiente (como para ir de querer a no querer) con "hacer el amor" que las que hacen lo mismo ante "coger" o sus aledaños.

Saludos!

lita de lasari dijo...

Simplemente Genial! noteregales... no puede haber sido mejor jajaja creo que solo a Martita le pasan esas cosas jajaja Posta... q pasa con la seleccion de huesos? bueh igual yo no puedo hablar mucho je tengo un prontuario!
comentario p angie: claaaaro como ella esta enhuesada ahora dice "hacete cojer"!! (no tiene mucho sentido, solo p bardearte Angie! jajaja t quierooo)
y coincido con el "q se vaya a la put* madre q lo pario" jeje no solo por esa celebre frase, sino por varias cosas mas q seguro Marta seguira contando.

Saludos a todos!

Minujin, Marta dijo...

gracias por el apoyo moral nuevamente... siempre da que hablar noteregales... por eso lo queremos tanto...

Mer dijo...

Por eso no hay que salir a buscar un hueso, sino con un hueso EN la cartera, para darles de a femurazos en la cabeza!

la amiga de siempre dijo...

la posta es garcearle el gorro bien garceado

Minujin, Marta dijo...

ay! que buen recuerdo!

amiga de siempre, menos mal que ud. es mi amiga de siempre. a quién se le ocurriría tan geniales venganzas?

Anónimo dijo...

Que pendejo pelotudo!!
que bronca, el histerismo es de las mujeres.. eso pasa porque es lindo y lo sabe ¬¬

Anónimo dijo...

Un idiota como pocos... no es para nada canchero es un impotente infeliz...

Publicar un comentario

Gracias por participar y por favor, sean respetuosos. ¡A Huesear se ha dicho! El equipo de MBH.


MBH 2013.Copyright. Diseñado por MBH. Original de Design Disease. Soportado por Blogger.

Todos los derechos del presente sitio están reservados y corresponden a sus autores. Solo ellos tienen derecho al uso y distribución de su contenido, que se encuentra protegido por la legislación nacional e internacional vigente sobre propiedad intelectual